AZUL

Nado,
me suspendo en medio del mar,
luego me noto rodeado
de incendiarias medusas
,
todas ordenadas,
sobrepuestas en un arrecife
que aparece poco a poco.

El cielo lentamente
se acerca para observar
mis blancos ojos.

Pronto ocurren remolinos
que no tocan el agua,
luces azules que me mutilan
el cuerpo,
que se comen mi lengua,
que hablan con mis ojos,
que luchan por mis pulmones.

Ahora un rostro,
un espejo,
siamés fantasma me reconstruye,
y me deja en placenta…

salgo entre piernas llenas de sangre.

4 comentarios:

Mar de Isaac dijo...

A cada instante renazco.
Quiza sea esa mi agraciada maldicion.


Vuelvo...

Arte dijo...

muy invernal tu texto, creo. porque eso de vivir, y morir. de renazer devilmente, eso puede ser la maldicion.
abrazos.

PD: vos, asi en buena onda, prestame tu cargador para el celular.
jeejej.
pasa por mi casa.

Lu! dijo...

nacer y luego renacer, hacer lo que haces y no cambiar nada en cada renacimiento, ese talvez sea el error...

me gusta mucho azul, seguilo haciendo así.

saludos pa vos...

Almacaraluna dijo...

De que sirve renacer, siempre morís???, pero finalmente siempre cada vida vivida es un rastro de luz.

Te quiero.