PERRO ILUSO

El mundo para recorrer, para tocar, para probar, el mundo que nace y debe morir. El cuerpo. Fuerza para caminar, el transcurso del tiempo es quien forma el camino, es quien forma mi sendero. En el medio del universo algunos pasos a la izquierda, alguna escala. Se encuentra fortaleza, barrotes hueso, ordenados nacimientos. Se ve bomba roja en ella agujeros, en ella rostros atemorizados de latidos, todo peligroso al tocar, al intentar descifrar. Jamás usarla, jamás dejar de usarla, intacta debe quedar pues alguna vez(esa vez de sus ojos), esa vez estuvo queriendo, queriendo estallar. Concentrado el horizonte y algo más se presiente. La boveda, esa boveda con vigilantes, dos falsos seres de hielo son quienes cuidan. Con dificultad entro, navego en gris mucosidad en la que pronto soy absorbido, voy dentro de mi cabeza. Encuentro mi niñez, los llantos hambre, los llantos de aburrido, los llantos de consentido, alguna muerte de acto, una aspiración de estallido, de escombros... y una ausencia que desconozco y mi pronto regreso de peleas entre plumas, colmillos fuego y razón. Puertas se colocaron, frente a mí opciones de laberinto. Abro pues la memoria, sólo espejos y sangre, pero dentro hay otra puerta, esta cerrada se encuentra. Mi asbtracta imagen contra la misma. La golpeo hasta derribarla. Los pedazos regados, alguna astilla dando dolor de cabeza. La parte oculta o la mejor cuidada. Rostros y voces, tu nombre y otros nombres más, el archivo de los sueños y de las fantasías. Observo extaciado los mundos grises, los mundos cromáticos, los mundos grotescos y los mundos tiernos. Observo sentimental las sombras de cariño, las sombras de entrega. La última visón, un acto utópico, yo siendo. ¡YO SIENTO!¿YO SIENDO? Quedo paralizado, parpadeo algunas veces, suspiro ocultándome y comienzo a desaparecer. La boca se abre, busca aire, la frente fría con cicatrices y sudor. Ya no sé donde estoy. Tiemblo con miedo hirviente. No sé qué pasó, sólo recuerdo que no recuerdo, ya no sé como verme en el espejo y tampoco sé si estoy bien. Todo lo que veo es borroso y falto de calor. Algunas luces se mueven, velas luciernaga. Los ojos al fin enfocan. El cuerpo desnudo empapado en sudor sangriento. El cuerpo cortado, tirado entre oscuridad limitada, ¡Se vacía el dolor, la furia, el rencor! ¡¿ME VACÍO?! Mi debilidad la ignoro, no me permito seguir tirado(intento de fuerza). Siento como algo ahora se comprime, me ahogo... inconciencia consciente. La presión desaparece y un algo me levanta. Mi sombra me ayuda, me deja sentado y no puedo hablar, los ojos de nuevo aguados, veo de nuevo todo borroso. Cierro los parpados y no concibo pesadilla parecida a esta realidad. Abro los ojos y veo a mi sombra con sentimiento silencioso. Un ser bañado en lágrimas, con los ojos manchados de tristeza, con un aire de hambruna sentimental cargando en hombros plumas de aves rojas. Me mira a los pies, luego me mira a los ojos dejándome ensartada su mirada, esa fijación inmutable. Asquerosas miradas las nuestras. A lo lejos un ladrido, ahora habla recordá tu última visión, cuando aún veiás los sueños. Otro ladrido, levanto la mirada al horizonte para ver silueta de canino. Vuelvo a ver frente a mí y sólo encuentro un espejo de ritual.




1204071145

2 comentarios:

The Black Wizard dijo...

me permito el atrevimiento que me enculo tu forma de escribir... de donde brota tanto decime, que te inspira tanto, tan variado, tan mixto, tan claro... me gusto. seguire visitandote

metafora zero dijo...

Maravilloso agujero negro en el revés del espejo que habita el otro lado de Alicia.....el que se encuentra en la misma repisa de las porcelanas empolvadas ¡¡

Un brindis de fuego ¡¡