UN DÍA HERMOSO

Una mañana tranquila, despierto con los ojos adoloridos y con el aliento de el último trago que recuerdo (Vamos tragatelo serote dejate de huecadas que a vos a la próxima te servimos en güacal y lo cuarteamos con horchata). Me siento en la orilla de la cama, me rasco la oreja izquierda y de pronto me recuerdo que he olvidado el hermoso sueño que tuve, sólo me pude dar el consuelo de decirme que esas cosas pasan. Algo me decía que el día me tenía unas sorpresas, yo no sabía lo que iba a suceder. Jamás se sabe que va a suceder. Busco ropa... Tengo que ir a trabajar y la verdad tengo hueva... No encuentro playera limpia, alguna tirada pero huele mal,el resto en remojo o colgadas en un lazo dando la impresión que son frutas de colores chorreando jugo con olor a jabón y cloro. Me pongo la camisa de ayer y me pongo a buscar mi pantalón y lo mismo... Mierda todo está sucio... sólo me queda usar el menos sucio, bueno a buscar mis calcetines... Que desordenado aún para vestirme... ja ahora con los calcetines sí va a ser una odisea, ni mierda cualquiera que me encuentre primero. Un calcetín rojo para el izquierdo y uno negro con rombos grises para el derecho. Bueno ahora sí, sólo los zapatos y me voy. No encuentro mis zapatos y no sé cómo observo una delicada línea de pelos blancos. Mi adorada perra llenando de su asquerosa baba mis zapatos... Sólo queda usar chanclas para ir al trabajo... Se ha hecho tarde para ir a trabajar, salgo apresurado, siete minutos antes de las ocho de la mañana. Bajo rápido las gradas. Un resbalón, fijo un buen talegazo en la cabeza con la pared... Puta que talegazo.... Con el golpe quedo bastante menso y me desoriento dando otro golpe con una hermosa maceta que me dan ganas de tirar al suelo, pero bueno ya es tarde. La maceta se mueve de un lado a otro dejando caer pequeñas piedras. Me dirijo a la puerta y al segundo paso un dolor en la planta del pie derecho, una piedra pegada al pie doliendo descaradamente. Apresurado me decido por ignorar eso y largarme, correr al trabajo. Abro la puerta y me doy cuenta que no traigo las llaves y subo de nuevo a buscarlas. Ocho y dos minutos... Bueno, está claro que llegué tarde al trabajo. Encuentro las llaves. Bajo las gradas, abro la puerta, la cierro, camino resignado a llegar tarde, demasiado tarde... ¿¡Y mi morral!? Regreso dos cuadras y de nuevo en casa, tomo el morral y de nuevo en dirección al trabajo. Bueno para calmarse nada mejor que un cigarro, encuentro la cajetilla y no sorprende ver sólo uno. Lo saco y de pronto se cae la mitad del tabaco... Mmmierda, a hacer maravillas y componerlo pues... ahora me doy cuenta que no traigo fuego, supongo que hoy por la mañana aún no me daré cancer. Por fin llego a la esquina de mi trabajo y como un golpe de luz de mañana, como un frío que recorre la espina con lenta vergüenza... Hoy es mi día libre... apenas son las ocho y veinte, y ya siento que me apedrean la putas, me cagan los pájaros, me persiguen los huecos, me mean los chuchos. Y esto apenas de las nueve. ¡QUE HERMOSO DÍA ME HE ENCONTRADO!

7 comentarios:

Valiente Fragancia dijo...

jajá, qué divertido, ya me imagino a Marito.

Muchos abrazos.

Valiente Fragancia dijo...

Que disfrutes el día.

metafora zero dijo...

jajajajajajajajajajajaja que buen escrito me he encontrado Mar, tal cual como dicen en Forrest Gump, "shit happens" .
La paradoja del cigarro sin cerillos ¡¡

Nice Flow¡¡

Mar de Isaac dijo...

VF

Eso es lo peor... no lo imaginé.



Metafora

Nadie lo hubiera dicho mejor.

Mercedes dijo...

jajajjajajjaajja que cague de risa... muy bueno eso... jaja yo creo que yo hubiera pensado por que carajo vivo tan desubicada (a cada rato me pasa por la mente)
te cuidas!
salud!

Unmasked (sin caretas) dijo...

pero..esta faceta nueva tuya, me gusta la narracion y me has hecho reir un rato.

Que mal portado, totalmente parte del club sos.

Un beso y hace mucho que no venia x tu mar.

Petra

Mar de Isaac dijo...

Mercedes

Yo digo que a todos nos pasa de vez en vez.

Gran Dama

Un gusto que hayás pasado, ya sabés aquí se te espera con whisky.