PADRE VENÍ

Y mis manos tienen hambre
hambre de vida
¡DAME TU VIDA!
... dámela para calmarme.

Y mi desprecio tiene sed
¡SED DE TU SANGRE!
...tan sólo dejá que te mate.

Pequeñas palabras de odio
para él,
para ese espectro
que sin darse cuenta,
sin que me diera cuenta,
ha destrozado algún presente,
un presente no sucedido,
mutilando así un tiempo de imaginación,
ese en el que jugaba
junto a quien me enseñaría a vivir,
y sería mi ejemplo.

Y entonces me vuelvo a leer
y me comprendo...

Ahora plasmo lo que me entendí.

Padre
¡PADRE!
¡Vení!
Por favor vení!
... acercáte a mi sombra
que bien sabés no te sospecha.

Padre
¡PADRE!
¡Vení!
Por favor vení!
... permitíle a mis brazos rodearte
y apretaré tu ser cual constrictor
con mil años de hambre.

Padre
¡PADRE!
¡Vení!
Por favor vení!
... permitime vengarme
por haberme dado la vida.

Padre
¡PADRE!
¡Vení!
Por favor vení!
... vení.
Dejame matarte
calmar mi odio por vos,
maldito fugitivo de mí.


2001072345

5 comentarios:

metafora zero dijo...

Oscura catarsis
cuchilladas al
velo del vacío
Una implosión
de sangre y un
nuevo nacimiento ¡¡

KEEP IT MOVING ¡¡

Goathemala dijo...

Tremendo el dramatismo que contiene, creo que evocas la situación bíblica.

--
Saludos.

Unmasked (sin caretas) dijo...

Muy tuyo..buenisimo, desgarrador..

ahora te digo que vengas, tengo uno de esos cuentos que a vos te gustaban en mi blog, te extrano.

Un beso...y que buena musica. quienes son?

petra

Anónimo dijo...

que bueno que empeces a tener esa catarsis que siempre es necesaria cuando se tienen esos odios y reconres, cuando te hizo falta un abrazo o un buen jalón de orejas, y aunque a distancia requerida te envio un fuerte abrazo volador.

MAR dijo...

ME EMOCIONAS TANTO... Y TU PADRE FUE ASI...Y MI PADRE QUE TANTO ME AMO Y TANTO AME, HOY ESTA MUERTO,
MAR