jueves

MAR FRAGANTE (VF & MdI)

Llegó a las orillas del mar, estaba cansada, tenía lágrimas marcadas en sus mejillas, estaba desolada quien sabe por qué, se tiró entre la arena, poco a poco su cuerpo se fué ocultando entre la misma. Pasaron décadas, siglos, alguna eternidad me visitó antes de volver a saber de ella.
La orilla estaba desértica de seres, la furia de ese mar se mostraba estúpidamente desaforada, era todo un caos de energía, un desperdicio de fuerza entre la locura, la demencia y la nada, y entre todo ese desorden algo inició a surgir, entre la orilla una silueta femenina se formó, era neblina multicolor, era Fragancia de Valentía. El mar al verla se impaciento, ¿Cómo un ser recién llegado a sus orillas se atrevía a mostrarse de manera tan altanera frente a sus aguas? Pero algo más también ocurría, el lo sabía pues en esa Fragancia que ahora el veía una tristeza enorme daba rastros entre su aroma. Sin embargo, el mar la atacó con olas gigantescas logrando atraparla en sus aguas, logrando internarla a un azul de cáos, de miedo, de dudas, de predecibles impredecibles. La Fragancia quedó inconciente. Pasaron leves siglos y ella continuaba durmiendo dentro de ese recinto salado repleto de seres inciertos. Pero ella inicia a abrir sus ojos, y al abrirlos por completo se asombra, el cielo es de azul agua, las nubes son espuma y sal, ese es un lugar fantástico pero también muy solitario, es bello pero muy triste. Ella caminaba entre arrecifes, observando volcanes marinos, peces en todo lugar como si fueran estos las aves de la tierra, lo admiraba todo pero quería irse pues sabía que ese no era su lugar y comenzó a buscar una manera de escapar de ese lugar tristemente hermoso. El mar al saber sus intenciones se molestó y comenzó a atacarla, dejó que el cielo cayera sobre ella, la envolvió entre sus aguas y su espuma, la Fragancia luchaba fuertemente y logró esconderse entre alguna cueva dentro de la inmensidad del mar, dentro de la cueva ella creo una espada utilizando cristales de sal y tomando valor salió de su escondite a enfrentar las aguas de ese mar. El mar se burló de su arma y le preguntó de cómo iba a atacarlo con tan diminuta arma, ella sin decir nada tan sólo levantó su espada y esta reflejó la luz nocturna que traspasaba sus aguas haciendo que el mar quedará ciego por un largo momento el cual ella utilizó para poder escapar. Ella iba rumbo a la orilla pero a su paso encontró mantarrayas que le atacaron, ella luchó con valentía singular y venció a varias de ellas, su rumbo lo había marcado y era necesario escapar de ese mar. Pronto vió la orilla del mar, pero también vió delante de ella una falange de medusas que evitaban su escape. El mar le hablo a la Fragancia y le dijo que no podría escapar de su inmensidad, ella al oir esos rugidos y esa fuerza de soledad reventó en llanto. Poco a poco una isla surgió del mar y ella se resguardo allí. Buena Fragancia te doy un regalo, dijo el mar, un regalo que espero lo sepas utilizar, ella en esa diminuta isla estaba observando la orilla que deseaba alcanzar, se quedo callada por algunos instantes y dijo, qué regalo me podés dar estúpido mar tan sólo quiero irme de aquí, el mar no dijo nada y con sus olas colocó una copa de cristal a sus pies, ella enfurecida gritó ¡QUÉ QUERÉS QUE HAGA CON ESTA COPA QUE TE BEBA HASTA SECARTE! ¡ESTÚPIDO MAR DEJAME LIBRE! El mar tranquilizó sus aguas y volvió a hablar, no te pido que me bebás entero quiero que bebás tus lagrimas y luego si acaso podés que entendás mis acciones, al decir esto ella se quedó callada y comenzó a llorar de nuevo y al llorar colocó sus lágrimas en la copa hasta llenarla. Ella observó la copa, le dió un sorbo y casí se desmayaba, esas lágrimas eran ácidas, amargas, secas, asquerosas repletas de nostalgia. El mar al observarla le dijo, ¡VAMOS ENFRENTÁ TUS TRISTEZAS! Ella tomó la copa con fuerza y la bebió de un sólo trago. La copa cayo, se quebró. El mar con sus olas recogió esos cristales y se los llevó dentro de si. La Fragancia quedo de nuevo inconciente, y al despertar ya estaba en la orilla a donde quería llegar, ella desconcertada le preguntó al mar el por qué de sus acciones ante ella a lo cual el mar tan sólo respondió, estabas débil, estabas triste y yo no soportaba la idea de que vos te pudieras transformar en lo que yo soy, nostalgia inmensa y furia sin razón.




"MAR FRAGANTE"

VERSIÓN DE VUELO Y ENCANTO EN
VALIENTE FRAGANCIA

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que poderosas imágenes que tiene y el final me ha gustado mucho.

macros dijo...

esperé mucho tiempo para poder decir esta palabra y que en realidad significara algo:

Fantástico

Anónimo dijo...

Vaya Marito!, esto es super. Es explosión. Jajá, qué calidad!

metafora zero dijo...

Entre mares picados y coincidencias paradas de cabeza los vientos de centroamerica acompañan mi calma ¡¡

On avant ¡¡

ofrenda

Una deidad ansia sacrificar. Se ofrenda  silencio púrpura la mirada exaltada y la sonrisa estallando. Con delirante fuerza de dele...