viernes

DESPERTAR

Ví su piel
delicada
tibia
jadeante.

Toqué su espalda
su pecho suave
su cadera de ebullición
su piernas de deseo.

Estuvo mi cuerpo
en su boca
dejó en mí
su exquisita escencia.

Mi lengua la recorrió
probé su dulzura
sus cuatro labios
sus veinte dedos.

Todo sucedía entre
una sinfonía de gemidos y suspiros
y se acompañaba
de un lujurioso sudor.

Me fuí...
me recibió,
éxtasis en nuestros ojos...

y desperté.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

h...!, Es superísimo

Estuvo mi cuerpo
en su boca
dejando en mí
su exquisita escencia.

es mar...

Almacaraluna dijo...

esta genial......, no quiero despertar.

Saludos con destellos de luna.

Mercedes A.D. dijo...

maneras exquisitas de dejar el cuerpo y viajar en el tiempo con rumbo hacia el calor de otro cuerpo....

Anónimo dijo...

Que maravilla. Que sensual y erótico.
Muy bueno.
Saludos.

Lu! dijo...

me encantó este nuevo estilo... aveces es bueno soñar así, digo aveces por que el sueño se convierte en desesperación cuando la realidad no llega...


saluditos para vos!

Anónimo dijo...

se vale cerrar los ojos? ? ?

metafora zero dijo...

Luego de tratar de obviar las pesadillas las hacemos también hogar y la oscuridad trae sus propios destellos ¡¡ Hermosos súcubos que se mueven ligero y arrullan el alma del guerrero ¡¡

Anónimo dijo...

Y los sueños se hacen realidad o las realidades, sueños. Frase sabia aquella de "la vida es sueño". ¿Por qué despertar?

Besos.

Anónimo dijo...

Ahh, los sueños que deben hacerse realidad...

Caníbales pero Incógnitos Saludos.

Anónimo dijo...

Disculpa mi comentario por cuadruplicado, acabo de verlo. El ordenador tomó vida propia, decidió colgarse y enviar varias veces el comentario. Sorry.

Ya que pasé por aquí, te deseo un feliz despertar.

Die Walküre dijo...

Vaya!
Dejar de visitar un día tu blog,es como perder años tus lineas.
La verdad es que me sorprenden cada vez más tus palabras,ese juego exquisito que se conjuga en cada uno de los deseos...
Cuidate mucho
Auf Wiedersehen!

Paseando

La ilusión la recuerdo también las escenas de otro color, pero siempre con esencia propia. Recuerdo los delirios los gritos mas sé la eufori...