sábado

...

Abismos que endulzan la muerte
el paso es simplemente un adiós a mi soledad
en desiertos me interno
magnifico laberinto que es mi ser.

Ahora se despega con alas
con tristeza y con llanto
es tan fácil estar triste
y por eso ahogo mi risa
encerrandome en recuerdos
para ir matando lentamente mi memoria.

Caigo luego
me arrastro en mi piel
enciendo una fantasía
y ningún lugar me es suficiente,
soy tan destructivo conmigo mismo.

Ya no entiendo el sol
y el cielo lo vuelvo a desmoronar
es tan vano asombrarse por mi simplesa.

1 comentario:

Don Quijote y Sancho dijo...

Recuerda que el sueño de la razón produce monstruos y que el corazón tiene razones que la razón no entiende. Intuye la felicidad y se hará realidad.
Sé feliz.

Un abrazo

...siempre fue así.

Caminaba como perdido y sonreía c on ojos apagados, sus manos danzaban cual péndulo... vagabundo que babea nostalgia que añora olvido...