martes

LA RUTINA

El cuerpo suspendido entre el aire, los ojos cerrados con fuerza leve. Poco a poco se siente que algún rojo recorre la infinita piel. El rojo llega hasta los parpados y estos se abren rápidamente. Caigo entre voces y letras, entre sombras y fríos, entre tierra y nubes. Allí se desaparece, y se realiza una mezcla con lo que alrededor se encuentra. El cuerpo ya no es sólido, ya no es visible tampoco. El cuerpo es ahora esencia que se dispersa para recorrer el singular universo de algunos ojos, de algunas manos. Ocurren praderas en tranquilos días, desiertos en secos momentos de la voz, lagos que guardan secretos entre las piedras de su fondo, montañas en las que se pierde por algún encanto, suceden abismos en donde se tiran las penas y se olvidan alegrías, bosques en los que se reconoce el árbol que al cuerpo cuida, cataratas donde se precipitan sentires de continuidad y placer, senderos en busca de caminantes. Se conoce todo eso en una misma vista, se divisan esos lugares condensados en las pupilas de la eternidad, así es como el todo se vuelve el sinónimo de mi cuerpo. Lentamente llega el cansancio, las fuerzas ahora me dejan, alguien más está transformándose en todo, mientras mi cuerpo se concentra, me vuelvo tangible de nuevo, pero ahora soy mínimo y denso, pero exacto en lo primo, soy ahora diminuto sol que brilla al máximo para poder iluminar nada, soy el oscuro disimulado creador y verdugo de la Vía Láctea, es así como soy concebido como el aleph que comentó aquel gran argentino ciego a la historia. Empero este trayecto termina en explosión, y de nuevo inicia, sí inicia en una supernova que soy, así desaparezco y probablemente muero, en una supernova que soy, así aparezco y sin duda nazco. Quizás esto es rutina. Quizás…

13 comentarios:

Goathemala dijo...

Amigo, parece un teorema del Bing Bang a nivel personal, sera cualquier cosa menos rutinaria, ano ser que como dice la última frase sea similar al suplicio de Tántalo y se repita una vez. Y otra. Y otra.

Saludos.

metafora zero dijo...

CAMINANTE

Los senderos que acostumbraba transitar
se desvanecían como niebla bajo sus pies,
se detuvo
quiso volver
sin embargo cerró los ojos y saltó al vacío

P.D
Las sincronías son gratis ¡¡

On avant parcero ¡¡ On avant ¡¡

dK dijo...

una rutina no, pero quiza un mundo nuevo cada despertar, pero esta vida es circular no?

IGNACIO dijo...

Profunda transmuación volatilizarse, para renacer de nuevo, a cada instante.
Saludos.

Lu! dijo...

la rutina, esta que me esta succionando y se lleva mis letras una por una y a ratos por monton.... es bueno leerte y saber que vos no las estas perdiendo


saluditos don mar


lu!

Anónimo dijo...

Una rutina aquello de mudar de pieles, ¿eh?, pero qué delicia es acercarse a la muerte, caerse en su abismo y saber que habrá de regresar la respiración... es vicioso quizás.

Hedonistas Saludos.

Laura dijo...

como dice dk, circular...
abrazos salados

Insomne dijo...

La rutina jamás será tan bella como la pintas en tus líneas. Es sórdida, claustrofóbica, ahoga y nos sepulta en vida.

Abrazos.

Unmasked (sin caretas) dijo...

sera rutina pero tu forma de escribirlo lo salva de ella. (odio la rutina y le tengo panico)

abri un cuentito nuevo entre tantas veces que me he ido y siempre vuelvo

direccion nueva

http://elbauldepetradespedida.blogspot.com

si podes, pasate. siempre se te extrana, entre tanta nostalgia y melancolia, siempre faltas

petra semi muerta desde su ataud

psichodelyka dijo...

la rutina algunas veces es agradable
saludos

Ramona Torres dijo...

Mañana, tal vez...
Mi mirada esté fija en el horizonte
E invite al tiempo para ayudarme a recordar ...
Y pensar en sus miradas perdidas,
Y en la esperanza atesorada en corazones.




P.

Ambar dijo...

Diferentes tiempos, diferentes rutinas..., si la rutina es como la describis vos, reinventarse cada dia, ser siempre una nueva supernova..., entonces me parece que tu rutina es casi saludable..., o del todo.
Un abrazo

Ambar dijo...

Una consulta...., te llegó mi mail?, no se si lo mandé a la dirección correcta.
Gracias.

...siempre fue así.

Caminaba como perdido y sonreía c on ojos apagados, sus manos danzaban cual péndulo... vagabundo que babea nostalgia que añora olvido...