lunes

AGOTADO

Llegué a mi sueño tranquilo...
caída lenta a junto a mis deidades.

Encontré en algún lugar
algo para despertar.

Gritos en el suelo
el cuerpo bañado en rojo.
Las palabras son fantasmas,
intrusos a esta ocurrida realidad.
Ya no interesa revivir ni morir
es sólo cambio de lugar y tiempo.

Después de vagar en onirismo
sólo me quedo como vagabundo.

El cielo cambia nombre y cuerpo,
mas la esencia se agota a cada despertar.

mayo 09

2 comentarios:

metafora zero dijo...

la esencia es la trampa de los que venden templos donde guardar un alma...

Salud con cerveza helada ¡¡

El Zopilote dijo...

Ya ratos de no pasar mano, pero como siempre buenos escritos.

saludos,

Un vuelo

Fui buscando descanso sin luz, me dirigí a cualquier mar, encontré batallas llenas de brasas y sonrisas que imploraban callarse. Tengo ...