EXPERIMENTO-PRESENTACIÓN

Busqué por un momento la esencia de la ignorancia... la soledad radica en que yo contento esté... marginado voy... alegre soy... que placer es la adicción, fascinado hoy. Destruí la salida con murmullos y consciencias diminutas. Los ruidos son preciosos. No encuentro deteriorado sendero ¿para qué querer escapar de esta situación? La gente es sólo el adorno que ignoro, este mundo está por colapsar... vengo y no destruyo, solamente ignoro e incinero eso llamado interés por el alrededor... la tierra tiembla, rostros con miedo corren por donde sea... unos caen, otros lloran desesperados, graciosas escenas de caóticas sombras que anhelan continuar con su tiempo.

Todo esto está bien, ¿quién soy para decir que esto no deber ser así? Sólo sé que desde este instante me vuelvo pasado, un sueño que se pierde entre las nubes... un rayo que dura el ligero camino de una serpiente que ha susurrado que la razón es sólo una ilusión de animales, es valor equivalente a un muerto en tumba de hojarasca parecido a un viaje con fecha sin luz atascado de cuantos colores pueda la lluvia otorgar, es simplemente otro suceso que intenta vanamente purificar este paralelismo universal a través de pequeñísimas explosiones. Que camino tan absurdo es este relato de bosques con viejos rutinarios y profetas negados por sí mismos. Espero todo sea mejor después de la pausa sin motivo... tengo que admitir que este universo ni yo lo puedo entender, y que esto que muestro no es para que podás asimilarlo, sino que, es para poder distraerme de los cosas que nacen de mi ociosa mente.

Tengo el tiempo bailando frente a mis ojos... en tu cuerpo este no es más que verdugo que pronostica siempre un hola con dorado adiós, por eso no pido que alguien se quede. También admito que me vuelvo obtuso y que es mejor estar dormido... estar inconsciente... soñar es únicamente para sonreír con ínfulas de que podré continuar solo.

Estoy esperando no volver a ningún estado exacto... parece de pronto me dejo vencer por un algo que no comprendo... jardines en llamas me golpean con luces devoradoras del cielo que contemplo. Parece se marchita mi lucidez ¿En verdad en algún momento no estuve loco? recuerdo que antes del amanecer no había preocupación por mi cuerpo.
Todo pasa y no vuelvo a brillar. ¡Huellas ceniza nacen de mis pasos! De luces a oscuridades me descubro como tarde sin espectadores, esperando vuelva el rugido de un mar, la llama del fuego o el ladrido de un perro alado.

Entre este desorden de vez en vez me descubro débil por completo... y paso mis parpadeos pensando, pensando en el silencio, mientras la luna y su reflejo iluminan mi pesar. Lejos de mí descubro la libertad de mi mentira... veo la verdad que no me agrada... mi sed habrá de asesinar mi delirio por un algo mejor. Sé que esto parece ser algo muy complicado para entender... no lo entenderás, mejor sólo parate en la línea de tu demencia y saltá para no invadirte de la necesidad de comprensión. Si no querés hacer eso, pues dejá de leer y ya. ¡Debés de irte si no querés continuar leyendo! Aquí nadie te verá y nadie sabrá que no aceptaste este tropiezo... entonces, qué deseás, una retirada atascada de vergüenza por vos o seguir forzadamente... ¡Debés de irte a otro lugar si no querés continuar leyendo! ¡Debés de irte! ¡Deberás dejar de leer!

Todo se calma ahora... aprendo lento a decidir que será nuevo para este contorno... mi nombre es para siempre... mi nombre es para olvidarse, así que puedo irme y decir cualquier cosa o intensificar el no para la compañía insípida.
Después de esta dulce e incomprendida sucesión de palabras hago mencionar que esto es lo más acertado en cuanto a la descripción de mi estado, y a penas voy por la mitad ¿o ya voy a terminar?

No hay más exceso de espejos... los que se necesitan son los que están, el camino habrá de dar explicación a esta situación sin dios, pues esto es tan vacío como yo, un corredor con luces naranja y un cuadro repetido... ojos teñidos de azul con lágrimas grises que forman sueños de un rojo perro devorador de las blancas alas que le salen. Otra visión muestra como las manos sangran rostros perdidos en lo más recóndito de mi ser. Sangran mis manos, mis ojos... todo bañado de carmesí de un momento a otro.
Ojalá esta pesadilla no termine... ojalá todo se vuelva blanco y negro, para caer en mi sombra, para vislumbrar que todo está haciendo mal... mal... mal... mal...
Ya no recuerdo que hice ni que hago. Aquí se acabó la intención de inocente ingenuidad, todo es actuado por demacrado espacio... ¡Allá abajo estaré dentro de poco! golpearé mi rostro con esa sal que de mis ojos brotó... todo terminará en mi escritura. Un balbuceo se oye... ahí está todo... todo... en su lugar, en su exacta posición, todo está en su lugar... pero está demasiado cerca de mi mente y no sé que debo de decir ahora, trataré de decir nada y perderme en el silencio, mas no prometo que la basura no se pudra.
Sé que es deprimente que yo en este instante quiera estallar o flotar... que deprimente es... soy. Aunque no quiera este payaso vagabundo está gobernando en mi locura... soy nada... soy nada... que adora estar en soledad sin esencia de llanto.
0808081221

1 comentario:

Gladys Ames dijo...

Tenemos el tiempo bailando frente a nosotros, me quedo con eso.

Un beso.