martes

TIEMPOS DE LIBRO EN LIBRO

Rostros nuevos y otros tantos que hace mucho no veía, el paseo en solitario y el sendero con compañía. Me enfrasco como de costumbre y duermo con canciones que yo mismo ordené y clasifiqué. Una sonrisa me invita a dormir en su cama. Llego a oscuras a una lluvia, a donde deberé de reposar. Selecciono mi pedazo de suelo y salgo a reconocer el lugar... parece un libro que tiene párrafos conocidos o simplemente parecidos a los del libro de mi nacimiento. He de regresar a donde dormiré, mas mis pasos se topan con una caída que me da risa, un cuerpo es tirado y revolcado por una sola mano, sigo matándome de risa. Un saludo y me invitan a quedarme, la sonrisa con la que he dormir habrá de esperar. Una ronda, tres rondas, cinco rondas, un momento para otra cosa, partimos dos a buscar un poco más, sólo cigarros y otros humos. Un desconocido se acerca y grita que mi recinto lo atacó, yo desde hace tanto que no no soy bélico, una semana para ser exacto, y advierto lo que haría, lo que haría, lo que haría... lo que hice. Otra vez sangre en mi puños y otra vez reí descarado... termina un tiempo.

El día con luz helada en este otro lugar, la sonrisa me esquiva y yo callo. Ahora queda seguir oyendo las montañas que sucedieron mientras dormía. El baño de frío y la seca distancia, algo me espera, pero primero la fiesta. Vi como cristales traían a mí encuentros de entretenimiento. Uno, dos, seis... cuánto va? Vamos al ritmo de la música y cuando esta paré lo habremos de saber. Todo quedó en silencio y poco importó cuánto fue lo que se tomó. En estampida lenta fuimos saliendo en busca de nuestro recinto, en esa caminata encuentro cuerpo a disfrutar. Oscura madrugada, mi amiga y yo riendo ante la travesura y más por lo tardado de nuestras intenciones... termina otro tiempo.

Hambre me despierta, ahora el sol me ataca y lo verde del paisaje me hipnotiza, un hermoso lugar se mantenía oculto en la vista de los días con lluvia. La sonrisa me visita y me pregunta si el tiempo no ha terminado. Un beso, una mirada y un hasta luego, o mejor dicho hasta la noche. Camino con voces saludando a mi sombra y ojos escupiendo mis palabras. Pasé el tiempo admirando la calma que resbalaba en un río. Me entretuve viendo donde se perdía el día y la tarde. Encuentro a la sonrisa, la veo... blanca radiante, intensa graciosa, bella tierna. Un abrazo y prestos a esconderse para jugar... termina otro tiempo y regreso a leer otro libro, otra vida en la que tuve mi párrafo inconcluso.


2210071021

1 comentario:

The Black Wizard dijo...

mmm me gusto el uso de elementos nuevos en el texto... ir mas alla, narrar un poco los esenarios o los entornos que marcan el cuadro descrito... me gusto brother... cmomo siempre felicitaciones que textos

...siempre fue así.

Caminaba como perdido y sonreía c on ojos apagados, sus manos danzaban cual péndulo... vagabundo que babea nostalgia que añora olvido...