miércoles

Tiempo colonial de mi mente

Contemplé el cielo
cerré los ojos
los volví a abrir
ví mis pies
y los coloqué en el suelo
caminé entonces
recorriendo pasajes
que me dijeron,
y que bien sé,
están impregnados de mí,
andaba sobre calles hechas
con miles de piedras
lustradas por viajeros pasos.

El medio día es hermoso
siempre lo es
(espero por lo anunciado
por el impío)
puede ser brillante
calurosamente reído y besado
o
puede ser frío y opaco
anheladamente triste...
siempre es hermoso.

En mi camino voy dibujando
con mis dedos trazo en el aire
laberintos para perderme,
pero no extraviarme,
con gusto propio.

Todo el contorno
está con tranquilidad
y se llena de iglesias
iglesias grandes,
iglesias viejas,
iglesias como pasteles,
iglesias como dinero,
iglesias como cárceles,
iglesias como pasiones,
iglesias como cuevas
y TODAS
pero TODAS
lloran lágrimas de cal
pues saben su futuro
erosión y demolición.

En el ambiente vagan voces
diminuta parodia a Babel
se oyen lugares
repletos de matices
también flota el humo
de otro cultivo
de otros bellos aromas.

Aquí sucede lo que se quiera
o lo que se especule
lo que querrás se lo sos
simplemente hay que estar
luego jugar.

La soledad aquí es huésped eterna
amante incondicional
comprensiva ante la falta de comprensión
y cuando se desea
la misma se aleja
se elimina
permitiendo rodearse
de un mundo entero
en un sorbo de café
o
en un trago de ron
(por favor la botella entera
(sólo continuá)).
Acaso esto bien sea
una vacía descripción de este lugar
aquí donde vago
donde callo y oigo el universo
donde admiro momentos sepia
grabo blancos y negros.
Luego corro todo
en technicolor
y leo entre años
y leo entre esencia
que la película la dirigen árboles.

Este lugar es donde y cuando
es tiempo colonial
que en la mente transcurre.
2301071058

5 comentarios:

zapa celeste dijo...

Apegado a irrealidades que serán.
Burlón y penetrante acertijo de nuestras soledades....mientras caminamos.
Saludos

Ramona Torres dijo...

Soy como una ciega. Voy sin rumbo y ando a tientas.
Voy bajo tempestades y tormentas, ciega de ensueño y loca de armonía.
No oyes caer las gotas de mi melancolía?

He vuelto queridisimo Mar de Isaac.




P.

Unmasked (sin caretas) dijo...

Me encanta leerte...me encantan tus letras..siempre diferentes, pero con el mismo estilo, el de tu mirada de hielo.

buena hombre de la mirada de hielo, buena

petra

Lu! dijo...

y yo amando las calles hechas por miles de piedras... y cuando el tiempo es colonial, allí me de tengo y paro de caminar.


saludos señor mar...

IGNACIO dijo...

Las piedras de las iglesias, los adoquines que pisamos, todo lo que captamos es la esencia de lo que somos, y la huella de nuestros antepasados.

Tengas felíz fin de semana.

Paseando

La ilusión la recuerdo también las escenas de otro color, pero siempre con esencia propia. Recuerdo los delirios los gritos mas sé la eufori...