lunes

El ser alado y el perro iluso

Cayó, su esencia lo derribó, él quedó sin habla la metáfora de ausencia que le gobierna simplemente la dejó en una pluma que perdió, así su llanto ya no pudo destrozar. Chocó con lo áspero de eso llamado “realidad”. Su sangre, fría y escasa, le ensució el rostro con nostalgia dejándole manchas dolorosas, la sangre también le cayó en los ojos y esta lo dejó ciego. Mal arribo al mundo de carne y hueso, al mundo de llantos y risas. Un perro ilusamente se le acercó ofreciéndose de lazarillo. En el horizonte se veía una sombra caminando con siete pies. Caminaron por rumbos infinitos pero él jamás vió algo de aquella inmensidad. Lo baño la lluvia jamás contempló las nubes ni como los sueños en ellas jugaban y descansaban. Durante las noches tirita de frío pero jamás admiró el vacío nocturno ni como algunas estrellas corrían para desaparecer. Él tan sólo camina, sus alas adónde habrán quedado. Él es un universo, él es un ciego... Él es un ser que tuvo grades alas grises. Él ahora es humano, un vil mortal, él... Él es el mendigo que mirás en la esquina junto a mí, un chucho sarnoso que le sirvo de lazarillo. Así que perdoná la mordida pero es que oí su pecho latir a causa de tu acercamiento y eso puede provocar que él caiga a otra “realidad”, y allí el es mar de almas caníbales.


2301071023

2 comentarios:

metafora zero dijo...

Los cerdos jugando con diamantes no se enteran aún de la bolsa de mercado ¡¡

Cabalgando sobre olas del espanto ¡¡

Keep it flying ¡¡

zapa celeste dijo...

Lazarillo: Ser guiado por irrefutables realidades.
Latir: destructor de visiones lógicas.
Gracias por pasar

...siempre fue así.

Caminaba como perdido y sonreía c on ojos apagados, sus manos danzaban cual péndulo... vagabundo que babea nostalgia que añora olvido...