MARDEISAAC(maldción de un ser alado)

Entro en batalla con mi piel como única armadura, tinta y papel como armas, el campo de batalla es cromático, acaso demasiado pedir me quede ciego antes de gritar algún nombre repleto de fulgor propio. No vacilo en mis ataques y así tampoco ignoro las heridas que me aparecen tatuadas en la frente, pecho, espalda y lengua. El cielo comienza a rugir, ya oscurecerse, de a poco va llenándose de estrellas rojas y azules, entonces de un horizonte fantasma surge una nube violeta absorbiendo luz y escupiendo dioses. Quedo paralizado, pero mi temor se esconde bajo mi sombra, y yo ya no soporto la furia de mis letras, así decido pues soltar mis alas, aún débiles y escasas, tardo en quitarles el lazo de nostalgia con que las amarré, entonces me elevo al cielo para combatir. Relámpagos sucedieron, mis ojos se pusieron amarillos mientras mi cuerpo se calcinaba y mis alas se destrozaban, mi adversario se apagaba, se desvanecía viéndome morir, y moríamos sobre poemas falsamente dedicados a un pecho. Luego caí… agotado, sordo, quemado, sin piernas ni alas, sólo pude notar que me encontraba a orillas de un mar del cual surgía una brisa que me deterioraba poco a poco y cada vez iba calándome más. Pronto la espuma destrozaba mi piel todavía humeante, pero ocurrió algo peor, su marea me alcanzo, y me adentró a esas aguas densas, ácidas, no sentí como pero una corriente me tomo llevándome por rumbos paradisíacos, por lugares llenos de luz, llenos de eco de algunas sirenas caníbales. Todo el camino lo puedo recordar, qué gran maldición me espera. La corriente se fue tranquilizando y bajando en un abismo lleno de silencio hasta que decidió dejarme entre el vapor de algún volcán en lo profundo de su inmensidad…

La oscuridad me maltrata,
me golpea, me grita,
me reconstruye, me moldea,
me tortura, me sana.

Hoy las aguas en donde me encuentro se aclaran y se evaporan para adentrarse a mis pulmones, yo con dolor sólo puedo observar cuando ese vapor se adentra en mis poros y mi nariz . El vapor ya está dentro de mi y el mar desaparece por completo.
Caigo en coma.
Logro despertar.
No se cuanto tiempo ha pasado pero mi alas han crecido y mis piernas de nuevo las tengo. Pronto una voz surge de mi pecho, se hace escuchar y un alarido de m
í se escapa dejando en el aire un vaho repleto de enojo.
Ignoro a partir de ahora mi suerte pues sé que me ha ocurrido,


me he vuelto mortal.


16 comentarios:

Gabriela Monroy Calva dijo...

No tengo tiempo para vivir eternamente
Un abrazo
Gab

Almacaraluna dijo...

Lamento mucho haberte quitado las alas y convertirte en mortal.

Gracias por el aguante.

Te quiero

Unmasked (sin caretas) dijo...

Estamos volviendo a nuestros antiguos dolores....morimos y nacemos de nuevo....en realidad nunca hemos muerto, solo "dormido"por un tiempo...o nos hemos ahogado en ese mar que al finl, hemos terminado absorviendo...

Eres mas que mortal, eres el hombre de la mirada de hielo, por lo menos para mi...

Petra

Mar de Isaac dijo...

Mar de Isaac ocurre leve y sombriamente...


Gabriela
El tiempo es invencion.

Alma
No me las quitaste, simplemente se cayeron las plumas que ya no me eran utiles, pues bien sabes que mis batallas.
Y en lo de convertime en mortal ya era hora.

Gracias a vos por brillar en mi timido y oscuro pecho.

Yo tambien...


Sus alaridos han sido escuchados...

Vuelvo...

Mar de Isaac dijo...

Mi Gran Dama
Acabo de escribir y surgis entre el letras repentinamente. Muy agradable saberte tu prescencia. Quizas tenes razon, quizas solo estoy invernando.

Vuelvo...

Lu! dijo...

ahora talvez seamos iguales... ahora talvez decidas cual de todas las estrellas brilla más para vos, ahora con ojos humanos talvez lo veas.

saluditos, y de verdad ya no volves?

Valiente Fragancia dijo...

¡Què excelente!

Entro en batalla con mi piel como única armadura, tinta y papel...

Alguna vez el mar fue agua dulce y se convirtiò en hielo a travès del cual ponìa sus ojos; ayer, que fue mar, se evaporò, quizà a la tarde se llueva para hacer crecer un jardìn y si es tierra, tambièn.

Insomne dijo...

Tu relato me ha recordado la escena de Drácula cruzando los oceános del tiempo en busca del beso de una mortal. Y así fue como perdió su inmortalidad...

Seguiré sumergiéndome en tu Mar.

pamels dijo...

te vuelves mortal y vuelves tambien a vivir, a disfrutar a revivir...
feliz de q tu alas esten de nuevo...
abrazos

Die Walküre dijo...

Quizá el vivir eternamente nos posibilita pasar edad y edad,más penas y glorias...pero que triste nostalgia el aferrarse tanto,el ensoñarse en pequeños detalles para que nuestras felicidad se vaya y nosotros aún sigamos así...sin que tiempo nos presione,sin que se acuerde siquiera que estamos aquí...
La mortalidad quizá,como destino final nos permita ver algunas cosas diferentes...quizá aprovechando el no dejar tantas situaciones pasar...
El gritar tanta nostalgia que se atora en cada eterno otoño...
Cuidate mucho
Auf Wiedersehen!

Mar de Isaac dijo...

Las olas del mar estan leves pero rugen y esto lo que traen esos sonidos...

Ninia color cocholate
Iguales... Yo se que luz es la que anioro.
Bien vuelvo, fue solo un momento de los tantos que ya me conociste.

Devuelvo tus saludos con petalos de las que no me acordaba.

Imelda
No, alguna vez no, pues lo sigo siendo.
Vos sabes que lo soy, pero que me congelo para no doler mas.
Quizas a la tarde llueva y alimente su jardin.

Insomne
Creeme que tambien tengo complejo de Dracula... Quiza de alli, y sin que lo haya leido, este gran parte de lo que escribo, o de lo que pretendo ser.

Pamels
A disfrutar...
Aunque feliz de tener mis alas de nuevo.

Die Walküre
La mortalidad no me duele, me da aliento y me avisa que sucedo ahora.


Inmnesos personajes han escuchado el rugir de un mar oscuro pero calido.
Ahora con brisa salada se agradece su prescencia...



Vuelvo...

transeunte dijo...

me gustan de esos aires surrealistas,, pero bueno ya que ud a probado de las 2 cosas , que es mejor , ser, mortal o inmortal...??...
saludos

Almacaraluna dijo...

Parece que te estuvieras despidiendo, entre mis destellos en noche de luna azul, entre las noches que opaco estrellas y aclaro la inmensa oscuridad.

Se calleron de mis espejos incesantemente muchas gotas de sal, que deje que se perdieran en tu mar. Es extraña situación la nuestra, no es un juego que te quede claro, solo se que es algo latente, sos mortal ahora que renova sus alas para tranpasar el umbral de este mundo, sumergido en lamentos y doleres que a vos te gustan, pero que quisieras no fueran tus impulsos de vida.

Recordate que soy itinerante, me voy y vulvo, a veces con más luz, plenitud y fuerza, a veces menguando, lo que debes de tener claro es que siempre estoy, aunque sea tu última opción.

Te quiero aunque a veces duela.

Mar de Isaac dijo...

De nuevo mis olas...

Transeunte
Mortal o Inmortal?
Siendo inmortal la puedo ver sentado en la eternidad, contemplar su suenio y ver toda su delicada vida. Pero tambien la veria irse sin regreso probable, y caminaria en busca de un silueta y ojos similares a los de ella.
Siendo mortal vivo cada instante, aunque con algunos tocos tortuosos, puedo caminar y gozar, sabiendome limitado no me limitare.

Ahora bien, agradesco ser mortal.



Alma
Despedirme? Sabes que no me agrada eso. Bien pretendes conocerme, y lo adimito lo que sabes de mi bien escudriniado fue, encontrado mi inmenso ego.
Lo acepto no es un juego.

Y si se que sos y luego no. Que estas y desapareces. Que brillas y luego las nubes te cubre y te niegan a mis ojos. Pero tambien se que estas dentro.

Yo tambien y aunque duela de vez en vez...



Vuelvo...

Arte dijo...

sos vos...

Cheyo Pimienta dijo...

Me recordaste una canción de Soda Stereo; esa sensación de haber perdido las alas, de alejarse de la inmortalidad y carecer de escencia divina me resulta familiar...

Un saludo, interesante composición.